jueves, 29 de abril de 2010

EXPOSICION GALERIA EKAIN - DONOSTI


DE LUCES Y AGUAS
Iker Badies y Armando San Salvador exponen sus acuarelas desde hoy y hasta el próximo 19 de junio 'Luz al agua' en la galería Ekain de Donostia.
Cristina Tapia
- Jueves, 29 de Abril de 2010 - Actualizado a las 07:40h.

Comparten espacio expositivo en la galería Ekain desde hoy y hasta el próximo 19 de junio. También se valen de la misma técnica -la acuarela- para mostrar cuáles son sus rincones y sus escenas preferidas. Sin embargo, los trabajos de Armando San Salvador (Guinea Ecuatorial, 1954) e Iker Badies (Barcelona, 1975) han seguido caminos distintos.
Luz al agua alberga, por un lado, quince piezas de Badies, que este año ha apostado por el cambio. "Estaba saturado de los temas que había tocado hasta ahora -sobre todo, Donostia- y me apetecía tirarme a la piscina, soltarme. Así que he aglutinado varias obras bajo los conceptos del agua y los reflejos", explicó el pintor.
Por otro lado, San Salvador mostrará alrededor de 20 pinturas en las que vuelve a retratar la luz donostiarra y el movimiento de la hípica. Reconocido por sus compañeros como "uno de los maestros de la luz", el artista comenta que "el público tiene, generalmente, una tendencia localista" y por eso procura "hacer cosas que la gente reconozca". "He reincidido en la temática de San Sebastián pero siempre pinto cosas que me resulten atractivas. Lo que he hecho en esta ocasión es buscar puntos de vista diferentes", añadió.
San Salvador confesó además que si bien los paisajes novedosos resultan, a priori, más llamativos "el ejercicio más válido es el de dar la vuelta" a cosas que ya ha "tocado". "Jugar con otras olas, con otras luces... Incido mucho en la luz, en su intensidad; es el leit motiv de mi obra. Por eso, posiblemente, el puerto de San Sebastián me parece lo más recurrente: da un juego extraordinario, en función de la hora que sea parece un paisaje distinto", agrega.
En ese sentido, Badies, que compagina la pasión por la pintura con su labor como docente, afirma que, en su caso, enfrentarse a nuevas situaciones "cuesta". "No he salido escaldado de esta experiencia pero si un tema es familiar, lo dominas, tienes recursos, sabes dónde vas a tener que tener más paciencia y dónde tienes más libertad. Sin embargo, los motivos que no conoces previamente tienes que interiorizarlos, interpretarlos...".
El hilo que conduce una obra variada es el reflejo, que pertenece a aguas donostiarras, africanas, venecianas y normandas, entre otras. "Por suerte he podido estar en los sitios antes de pintarlos", asegura.
"Fundamental"
El estado de ánimo
Además de las experiencias vividas, Badies y San Salvador admiten la influencia que sus estados de ánimo tienen en los resultados finales. "Es algo fundamental y aún hoy me cuesta darme cuenta de cuándo es el momento o el día. Cuando alguien visita el estudio ve cosas arrinconadas que le gustan; pero la acuarela es algo que tú tienes en la cabeza y que el fruto se aproxime o no es cuestión de dominio. Uno sabe cuándo se ha ajustado y cuándo no", asevera San Salvador.
A este respecto, Badies opina que tienen la exigencia personal "muy interiorizada". "Yo suelo permitir enseñar cuadros que no me han gustado a gente que me sigue la pista y sabe cuándo he fallado y cuándo no", dice.
Aún así, sostienen que todos los trabajos "son positivos". "Hay cosas que ahora miras con cariño pero desde el punto de vista técnico, a lo mejor, dejan mucho que desear en comparación con lo que estás haciendo en este momento", apunta San Salvador.
A lo que Badies responde: "Es cierto que el desarrollo existe pero cada cosa tiene su momento y es imposible retornar. Si alguien me pide un cuadro similar al de uno de hace siete años le diría que no porque se trata de un estilo irrecuperable; lo que no significa que te arrepientas".
Tras la muestra en Ekain, San Salvador inaugurará otra en el Casino de Pamplona. "Siempre estoy dispuesto a tirarme a la piscina, pero la situación es complicada, la crisis se nota y realizar una exposición individual conlleva muchos gastos. Igual realizo un viaje para oxigenarme y cambiar de colores la paleta, que siempre viene bien", dice.
Por su parte, Iker Badies sueña con dedicarse "sólo" a pintar aunque reconoce que la enseñanza también le atrae. "La educación me gusta pero ojalá la pintura fuera exclusiva en mi vida. Armando sí que tiene mérito", finaliza.
PUBLICADO EN www.noticiasdegipuzkoa.com

No hay comentarios: